Clara Rodriguez Rokusek

Clara Rodriguez Rokusek, quien habla su idioma, centra su práctica en las leyes relacionadas con bienes raíces (real estate) y bancarrota.  Clara tiene mucha experiencia aconsejando deudores hipotecarios y lidiando con situaciones angustiantes relacionadas con propiedades.  También proporciona representación legal en asesoramiento de deudas y bancarrota.  Clara representa clientes en asuntos que incluyen temas relacionados con los títulos de propiedad, transferencias de inmuebles, así como conflictos entre propietario y arrendatario, y muchos otros temas vinculados a los bienes raíces.

Clara es graduada de la Universidad de Stetson por partida triple: Obtuvo su Bachillerato en Negocios y Bachillerato en Artes en la Universidad de Stetson, graduándose con honores, con la distinción “Magna Cum Laude”.  También obtuvo su grado de “Juris Doctor” en la Escuela de Leyes de la misma universidad.  Durante su estadía en la Escuela de Leyes, fue iniciada en la Fraternidad Legal Honoraria Phi Delta Phi.

En el año 2008 Clara fue aceptada para ejercer como abogada en las Cortes Estatales de la Florida así como en las cortes Distritales de la Región Media y Región Sur del Estado de Florida (U.S. District Court for the Middle and Southern District of Florida).

Clara es miembro de la Barra de Abogados del Condado de Palm Beach (Palm Beach County Bar Association). También ha sido presidenta de la Asociación de la Barra de Abogados Hispanos de Tampa y anteriormente se ha desempeñado como Presidenta de la Asociación de la Barra de Abogados de la Escuela de Leyes de la Universidad de Stetson, y como Presidenta de la Asociación de la Barra Nacional Hispana de Abogados – División de Estudiantes de Leyes.   Clara también ha participado como orador invitado en organismos de consejería de HUD.

Como consecuencia de la violencia existente en su país natal de América del Sur, en 1991 Clara se vio obligada a emigrar a los Estados Unidos.  Al darse cuenta de cuanto un abogado ayudó a su familia en su caso de inmigración, ella asumió el compromiso de proveer asistencia legal a las personas que la pudieran necesitar.  En la actualidad, Clara y su esposo han sido bendecidos por Dios con un hijo y una hija.